Home
Greater benefits for many in their daily battle of life.
  
LA CEGUERA DEL ENOJO                      Por  Felipe Güereña A.

“El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.  La soberbia del hombre le abate;  pero al humilde de espíritu sustenta la honra”.  Proverbios 29:22-23 
 
Muchas veces el enojón pierde amigos fácilmente porque no están en acuerdo con él.  Si este es el caso, entonces podemos suponer que su matrimonio  apenas  se sostiene por un delgado hilo.  ¡Que todos los desacuerdos pudieran resolverse  en paz y  en amistad!  El orgullo impide cualquier honor en resolver cualquier asunto, sin embargo la humildad abre el corazón para tragar el ego y mantener a los amigos y familiares.  Esto también funciona cuando se toma el consejo divino de la Palabra de Dios. “La cordura del hombre detiene su furor,  y su honra es pasar por alto la ofensa.”   Proverbios 19:11
 
La mansedumbre abre la mente para aprender siempre,  y ser santo y limpio.   Como nos guastaría, a todos,  comportarnos en familia.  Hay ocasiones cuando un problema tiene varias maneras de resolverse.  Pero, si se presentan dificultades con dos posiciones contrarias de ver la vida…entonces, parece que es imposible la solución.
 
El enojo suelto, ya sea abiertamente expuesto, o calmado, casi siempre acepta solamente su punto de vista y ningún otro.  La arrogancia es lo que sale cuando reina la ira. Retiene conceptos negativos y domina la mente para cometer cualquier pecado, con toda intención. 
Esto es, desobedeciendo los mandamientos de Dios, como por ejemplo; la  enseñanza de Jesús de “dar la otra mejilla”.
 
La ira en cambio, es soberbia, egoísta, y hace todo lo contrario.  Lo resultado de esto afecta todos los aspectos de la vida, aun lo más íntimo de nuestra existencia.  Una manifestación común del enojo se halla  en el área de sexualidad pecaminosa.  Al buscar el sexo,  el enojón muchas veces lo hace  con la misma arrogancia que manifiesta en otras áreas de su vida.  Tal comportamiento lo hace infiel y sin vergüenza.  Porque solamente  quiere complacerse  a sí mismo.  Esto  abre a otros medios infieles, incluso a la pornografía.  El adulterio, la fornicación y la pornografía son comunes para los entregados a la furia egoísta y descontrolada. 
 
Las Escrituras dan mandamientos de cómo evitar estas tentaciones y trampas.  “Aleja de ella tu camino, y no acerques a la puerta de su casa; para que no des a los extraños tu honor; y tus años al cruel.”  (Proverbios 5:8-9)    El cruel en el este verso, se identifica en Proverbios 27:4 que dice: “cruel es la ira, e impetuoso el furor.” 
 
Para tapar su infidelidad en la pornografía, la persona se enoja.  Frecuentemente, la persona que se deja conquistar por la furia piensa que está en su derecho para engañar a todos los que no están en acuerdo con él.  Cree que su enojo es justificado.  Dios le preguntó a Jonás, si tenía razón en enojarse.  ¡Nadie tiene razón en soltar su furia!  He visto a muchos que,  cuando son  acusados de adulterio, o de ver imágenes obscenas en revistas,  se ponen muy irritados al defender sus conductas negativas. 
 
Sí hay un enojo positivo, amble, positivo que sana y levanta. Hay muchas instrucciones en la Palabra de Dios para mantenernos fieles y obedientes.
 
Sin embargo,  el individuo que trata de guardar sus pensamientos sucios y  su vida torcida, no fácilmente deja su furia destructiva y negativa.  Y no es la ira, lo que hace que actué así;  son sus deseos pecaminosos desenfrenados.  La solución es la humildad y el arrepentimiento. La confesión ante Dios y buscar sus caminos todos los días.  Proverbios 28:13-14 dice: “El que encubre sus pecados no prosperará, más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.  Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; mas el que endurece su caerá en el mal”.
No se deje llevar por la ceguera del enojo.  Si  puede vencer la pornografía. El deseo de Dios es mantenernos fieles y  limpios; acérquese a él. 
  
CONNECT WITH US!