Home
Greater benefits for many in their daily battle of life.
LA TRAMPA DE YO PRIMERO                           Por  Felipe Güerña A. 

La felicidad se busca mucho para obtener lo mejor en la vida.  Dejándonos que yo siempre sea  primero en esta búsqueda es muy común.  Algunos dirán: “Come, toma, y gózate de la vida porque mañana morirás.”   La parte de morir no se puede negar, pero lo demás puede ser muy engañoso.  Una vez estuve dando consejo matrimonial una pareja donde el esposo hacía todo el mal que quería.   Dijo que se casó para ser feliz.  Si su esposa entendiera esto lo dejaría que hiciera todo lo que le gustaba para que hubiera paz en el hogar.  Traté de explicarle lo importante de nosotros en la vida de casados pero fue inútil para convencerlo.  
Conocí otro matrimonio donde el esposo andaba con cuantas mujeres quisiera y se emborrachaba mucho.  La esposa ya no lo aguantaba y deseaba salir de su compromiso.  Él se encontró un consejero profesional para ayudarle.  Le dijeron que como hombre tenía derecho de gozarse de la vida y hacer lo que quería para ser realmente feliz.  Hizo lo que le dijeron y las cosas le fueron de mal en peor.  Regresó para ver su consejero y le dijeron que el señor se había suicidado.  En frente de la oficina del difunto, había una iglesia evangélica.  Confuso y desanimado, este joven casado fue y buscó a un pastor para ver si tenía remedio su vida. 
El pastor le dio consejo bíblico.  Le dijo que el mandamiento de no adulterar fue dado no para defraudarle de ninguna cosa, sino para que fuera feliz, fiel y sano.  Compartieron con él varias maneras de mantenerse fiel con su esposa.  Bien pronto se compuso su matrimonio y comenzó a asistir en esa iglesia. 
La clave para ser realmente feliz no es yo sino nosotros y ellos.   En primer lugar, el matrimonio es un compromiso por toda la vida; esto es entre el esposa y la esposa para honrar uno al otro y ayudarse uno  otro.  Esta promesa se puede hacer ante la sociedad y Dios.  Ahora lo malo es cuando vienen de casamientos descompuestos y amargados.  Quizás tomen malos ejemplos de personas que conocen como ídolos en la vida cuyos matrimonios violan los mandamientos de Dios. 
En la biblia, nos manda Dios que amemos a nuestras esposas como Cristo amó la iglesia y se entregó asimismo por ella.   Hace algunos años estuve dando una conferencia matrimonial a parejas a un grupo de una iglesia cristiana.  Comencé diciéndoles que mi esposa jamás fue “mi vieja.”   He tratado de mantenerla como mi novia, siempre.  Todavía me gusta llevarla a comer, tomarle de la mano, y sigo abriéndole la puerta del coche.   Cuando terminé esta sesión de consejería, vi en el estacionamiento de la iglesia a todas las señoras paradas junto a las puertas de sus carros.  De repente un señor corrió para abrirle la puerta a su esposa.  Luego pronto todos los demás señores hicieron lo mismo.  Tengo que estar dispuesto para morir por mi esposa como Cristo murió para salvar su iglesia.  Esto es imposible sin la ayuda del Señor. 
Jesucristo dijo que él que quisiera ser grande entre nosotros tendrá que ser el siervo de todos.  Esto les dijo a todos sus discípulos.  Cuando ellos escribieron a las iglesias normalmente se presentaron como esclavos de Jesucristo.  Un esclavo es obligado a obedecer a su maestro.  Ahora la felicidad se expone sirviendo a otros primeo  y yo soy el último.  Lo que yo deseo y
quiero tiene que ser segundario para alcanzar el éxito de los otros.  Pero yo no quedaría sin nada porque todos a mí alrededor querrán que yo sea lo mejor posible. 
El mejor discurso que se dio en los Estados Unidos de América fue dado por el presidente norteamericano, Abraham Lincoln, 1861-1865.   Hay un monumento en Gettysburg, Pensilvania que da honor a esta presentación.  Puede ser que sea el mejor discurso que se dio en todo el mundo.  Este documento no dice nada de mí pero todo es de nosotros.  Claro que esto no toma en cuenta ningunas de las palabras dichas por Jesucristo.  Hay un libro entero dedicado a tods sus dichos y pensamientos-  El Nuevo Testamento.  Pero Cristo es la mejor persona que haya vivido y hablado. 
Los clubs Rotarios en todo el mundo son reconocidos por todo el bien que hacen a la humanidad.  Su lema es “Sirviendo a otros antes de pensar en sí.”   Este lema nos da la intención de ellos.  Se ponen a ellos últimos para servir a otros primero para todos los desdichos en el mundo.  Yo he estado con ellos cuando toman viajes en países del tercer mundo para animar y levantar los más pobres.  Los Rotarios dan un ejemplo excelente de levantar y estar con la gente de mucho menos recursos económicos.  Lo hacen con gusto, fondos, bienes, intervención personal,  y literalmente tratando de destruir la pobreza.  La amistad entre Rotarios es de veras muy amigable y de ser admirada. 
Los mejores líderes del mundo y de la historia son aquellos que se entregaron a sí mismos para servir a otros.  En México se puede mencionar a  los presidentes  Benito Juárez y Lázaro Cárdenas.   Ellos tomaron dinero de sus teorías nacionales solamente para cobrar sus sueldos, siempre y cuando hubo fondos.  En los Estados Unidos Americanos del norte, podemos darles gracias a Dios por los presidentes Jorge Washington, Abraham Lincoln, Franklin Dl Roosevelt, Dwight D. Eisenhower, Ronald Regan y pocos otros.  Todos estos personajes pusieron sus patrias primero y luego por último a sí mismos para servir a sus patrias y sus puestos. 
Ahora, que podemos hacer para que nuestras familias y todos los cercanos a nosotros, sean mejor porque nos conocieron y eran parte de nosotros?   Jesucristo dijo:   “Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.  Mas entre vosotros no será así, sino el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo de Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”    San Mateo 20:25-28
CONNECT WITH US!