Home
Greater benefits for many in their daily battle of life.
   
VETE Y NO PEQUES MAS                    Por  Felipe Güereña A. 

Vete y no peques más son palabras maravillosas pronunciadas por el Señor Jesucristo.   Este dicho fue dirigido a una mujer que fue descubierta en una trampa donde ella fue descubierta en el acto de adulterio.  Esto fue concebido para que ella fuera condenada por el mismo Jesucristo.   Los líderes religiosos en aquellos días, muchas veces habían atacado verbalmente al Señor con la intención de culparle de cualquier cosa.  Por ejemplo, una vez le echaron este dilema para tumbarlo.  Cual era correcto, pagar impuestos al gobierno o dar el diez por ciento a la iglesia como la Biblia manda?    Si solamente pagaras a uno eras culpable de no obedecer al otro, así pensaban ellos.   Pero primero alabaron al Señor, diciéndole que ellos sabían que él era justo y recto.  Luego le echaron encima su problema.   Le preguntaron con engaño, cual era lo correcto, pagar al gobierno o dar a la iglesia?  Pidió una moneda y le presentaron un denario.  Les preguntó que era el imagen en la moneda.  Le contestar, es Cesar.   Dijo, hay que dar a Cesar lo que es de él a Dios lo que es de él.   Se debe de obedecer a los dos. 

En el caso de la mujer adúltera, solamente ella fue acusada sin que el varón estuviera presente. Pero la ley de Moisés, tanto el hombre como la mujer tienen la cumpla.  Estando bajo el Imperio Romano, solamente los romanos tenían el derecho de matar.  Sin embrago, ellos están listo de aperar a esta dama diciendo que Jesús lo había mandado.  Pero el Señor hizo algo inesperados.  Inclinándose al suelo, escribía en la tierra con el dedo.  Los acusadores insistieron la muerte por le ley de Moisés.   Luego dijo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.”   Pero ellos al oír esto, acusados por su conciencia, salieron uno por uno, desde el más viejo hasta el más joven.   Volviéndose a la mujer, dijo: “Donde están tus acusadores, hay algo quien te condena?”   Ella dijo, ninguno, Señor.  Él dijo: “Ni yo te condeno, vete y no peques más.  Lo que escribió en la tierra, convenció a los hombres que ellos eran grandes pecadores ante Dios y la ley.  Fácilmente perdonaba a la mujer porque iba a  morir por ella y por todos los pecadores que le aceptaban y su regalo gratis de la salvación. 

Esta dama llegó a ser un pilar grande de la iglesia cristiana en sus principios, María Magdalena.  Parece que ella fue la que ungió los pies de Jesucristo con un perfume carísimo.  El valor de ello fue estimado a más o menos, 10,000 dólares.   También fue una de las damas quienes fueron buscando el cuerpo de Jesús para ungirlo.  Pero ellas encontraron la tumba vacía con las noticias, Jesús ha resucitado!  Se levantó de los muertos y está vivo.  Ella lo vio y habló con él. Desde que fue librada personalmente de condenación por él, decidió ser una fiel discípula. 

El mandamiento que dio Jesucristo fue muy claro y fácil para entender.  Tú estás perdonada de tu vida pecaminosa y malos hábitos.   Vete y no te dejes dominar por ellos otra vez.  Sígueme y sírveme.  La Biblia menciona que muchas mujeres ricas daban dinero a Cristo y sus discípulos para sus ministerios.  Probablemente ella fue una de ellas.  Vete no peques más es un precioso, amable y poderoso mandamiento dado a todos quienes se atreven seguirlo;  esto después que él se haya destapado sus vidas sumamente  viles y pérdidas.  Hay palabras de un himno en inglés, Hay una Fuente, que caben aquí: El ladrón crucificado junto a Jesús se regocijó en ver sus pecados perdonados, y yo también, tan vil pecador como aquel ladrón puede sentir todos mis pecados lavados y perdonados.     VETE Y NO PQUES MAS.    
    
CONNECT WITH US!